Saunas VS Cabinas de Vapor

Los saunas y las cabinas de vapor han sido usadas desde hace mucho como una manera de relajar el cuerpo y el alma luego de pasar por una larga rutina de ejercicios o un día estresante en el trabajo, pero ¿Qué tanto realmente sabemos de ellas?

En nuestro artículo anterior hablamos sobre los saunas como una excelente manera de generar más sudor, lo que eventualmente lleva a liberar toxinas que pueden dañar el cuerpo. Ahora ahondaremos un poco más en el tema.

Empecemos por los saunas, la que se encuentra con más frecuencia en los gimnasios y spa es la finlandesa que son cabinas recubiertas con madera que producen calor mediante electricidad y tienen unas rocas calientes a las que puedes agregar agua para producir vapor y elevar la temperatura, y los infrarrojos, que producen calor mediante electricidad en toda el área.

Por otra parte, las cabinas de vapor o baños turcos han sido usadas desde la antigüedad como un medio para limpiar cuerpo y alma de las impurezas que se puedan recoger a lo largo del día, en este caso generan únicamente vapor, lo que al igual que los saunas, eleva la temperatura corporal y abre los poros pero se suda menos que en los saunas. Pueden ser también estilo japonés, donde una tina de madera de llena de agua caliente y la persona entra para relajarse y disfrutar tanto del agua caliente como del vapor que genera.


Care  Cuidados Antes y Después

Antes de entrar en el sauna o cabida de vapor debes bañarte con agua fresca o tibia para limpiar tu piel y facilitar la liberación de sudor, entra en la cabina por unos 10 minutos, si no estás acostumbrada al intenso calor que puede llegar a producirse, entonces siéntate en los banco más bajos, ya que el calor intenso se concentra arriba y siempre lleva una toalla para colocarla donde te sentarás para evitar contagiarte de alguna enfermedad.

Luego de concluidos los 10 minutos, repite la ducha con agua fresca, comenzando por los brazos y piernas, hasta llegar al tronco, vuelve a entrar por otros 5 minutos y luego termina con una ducha para limpiar tu piel del sudor que se genera dentro de la cabina.

Si tienes una esponja exfoliante y cremas anti celulitis, puedes utilizarlas para obtener una piel aún más tersa y suave. Además que eliminarás restos de piel muerta y ayudarás a tu piel a recuperarse con mayor facilidad.

Bennefits  Beneficios

Abre los poros en toda la piel cuando el corazón bombea más sangre a esa área para generar sudor mediante el cual se liberan toxinas, piel muerta e impurezas.

El calor hace que los músculos se relajen, por lo que es especialmente recomendado para personas con enfermedades o dolencias en las articulaciones o que simplemente tienen un alto nivel de estrés en su día a día, de manera que logren relajar sus tensos músculos.

Las personas que sufren de insomnio y estrés, pueden llegar a sentir una mejoría al momento de dormir, luego de realizar la sesión de sauna.

Los baños de vapor ayudan a las personas con problemas respiratorios o enfermedades pulmonares, como cuando se usa una vaporera para abrir las vías respiratorias.

Ambos pueden ayudar a perder calorías pero no peso, ya que el elevado calor ocasiona que el corazón acelere sus pulsaciones y por ende se eliminen algunas calorías, pero no es la manera más efectiva de perder peso.

Ayudan a producir glóbulos blancos, por lo que fortalece al sistema inmune.

El vapor hidrata la piel y la hace lucir más joven y tersa.

 

Don't Contraindicaciones

No se deben tomar más de dos sesiones por día y no sobrepasar tres en una semana, puesto que este tipo de prácticas drena mucho líquido del cuerpo, que debe ser repuesto con bebidas ricas en electrolitos.

Las personas que sufren de problemas cardiacos no deben entrar en baños de vapor o saunas sin la autorización de sus médicos, ya que pueden llegar a sufrir de infartos al exponerse a las altas temperaturas.

Igualmente quienes tienen problemas de circulación o várices no es recomendado que entren en cabinas de vapor o saunas.

Las mujeres embarazadas deben mantenerse alejadas de saunas y cabinas de vapor, ya que el excesivo calentamiento del útero puede dañar al bebé.

Estas prácticas están pensadas para la relajación del cuerpo y espíritu, así que realizar ejercicios dentro de las cabinas no es recomendado. Se puede sufrir un ataque de calor, o extrema deshidratación.

Las mujeres con el período no deben entrar en las cabinas de vapor ni mucho menos en los saunas, ya que pueden sufrir una hemorragia.

Arrow Conclusión

Antes de acercarse a un sauna, es importante consultar tanto con los entrenadores, en el caso de las personas que practican regularmente deportes o van al gimnasio, igualmente para quienes tienen afecciones en el corazón o respiratorias, ya que puede que sea contra indicado debido a las altas temperaturas que se experimentan dentro de estos lugares.

Estos baños no adelgazan, si bien se puede perder algunas calorías debido a la perdida de líquidos y aceleración del ritmo cardíaco, no hay mejor manera que hacer ejercicios y comer sano para liberarse de esos kilos de más.

Sin importar, si es vapor o sauna, estas prácticas tiene altos beneficios para la salud, ya que es esencial para la piel y el cuerpo liberar toxinas, piel muerta y cuidar el órgano más grande que tiene el ser humano que además protege de los agentes externos, pero que se ve expuesta a contaminación constantemente, proveniente de los autos, fábricas y alimentos, por lo que una sesión semanal de vapor o sauna será beneficiosa para la salud, piel, cuerpo y alma.

Recuerda relajarte luego de tu sesión, abrígate después de la ducha y no hagas movimientos bruscos como sentarte y levantarte de golpe, ya que puedes sufrir una baja de tensión. Tu cuerpo acaba de pasar por una desintoxicación y fue sometido a altas temperaturas, tenlo siempre en mente.

Publicación más antigua Publicación más reciente